viernes, 18 de septiembre de 2015

SE NOS FUE CARMEN PALMA

Conocimos a Carmen Palma en Estocolmo, junto a Mario Ramos y a sus hijos e hija. Trabajaban en el Salvador Allende Komitet. Siempre nos convidaba a los chanchos en piedra de solidaridad con Chile. A los suecos les encantaba y además había buena música siempre. Y de repente se fueron a trabajar a Moscú, estuvieron hasta el año 86. Ella fue mi vecina y de repente me invitaba a comer alguna cosita. Recuerdo sus papitas fritas inolvidable. Incluso los recuerdo en mi matrimonio, la veo bailando en ronda con Mario. Luego partieron de regreso los 2 a Chile, a luchar contra la dictadura. No volví a verla nunca más. Si a Mario que lo vi caminando con su aspecto de conde en el centro de Concepción. Me contó que se habían separado, como tantos de nosotros
Vaya nuestro homenaje a Carmen, por su aporte a las emisiones de Escucha Chile y Radio Moscú, que destaca el diario el Centro de su nativa Talca. http://www.diarioelcentro.cl/?q=noticia&id=28239 Honores a doña Carmen

miércoles, 19 de agosto de 2015

HOMENAJE A PERIODISTAS DE MAGALLANES JUVENIL

Gastón Vargas, Director del Programa Escucha Chile de Radio Moscú, junto al periodista Lautaro Aguirre, Editor del programa Magallanes Juvenil, y el destacado locutor José Manuel García lo convoca a Usted para este sábado 22 de agosto a las 19 horas a un encuentro en Santiago, para rendir un homenaje a las periodistas integrantes de dicha emisión, que constituyeron la División Juvenil de Escucha Chile y que permanente y desinteresadamente colaboraron con Radio Moscú. se trata de las colegas periodistas María Elena Valdez, Carmen, Valentina, Elida Castro, Victoria Castillo.
Se excusan de estar presentes en esta jornada por motivos personales Fresia Rojas Painecura, iniciadora de este programa y el locutor Patricio Berríos. Gastón Vargas hará una presentación del trabajo de estas periodistas que estudiaron en las Universidades Lomonosov y Amistad de los Pueblos de Moscú y se les entregará un diploma recordatorio de su participación en un evento periodístico muy importante y singular de Chile y el mundo y para la solidaridad internacional del pueblo soviético. Asimismo escucharemos unos programas Magallanes Juvenil y grabaremos las experiencias de las protagonistas de esta historia hoy destacadas periodistas y ex dirigentes del colegio de Periodistas de Chile.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Ligeia Balladares y sus años en Radio Moscú

Este es un regalo y un recuerdo de José Secall Grande Ligeia, guapa y recia mi entrañable amiga y colega
Ligeia Balladares, Katia Olevskaya y el equipo de Escucha Chile de Radio Moscú
Ligeia Balladares con Lily Castillo y María Victoria Corvalán

martes, 20 de noviembre de 2012

Murió en México periodista chilena Ligeia Balladares

El Círculo de Periodistas de Santiago dio a conocer este lunes el fallecimiento de su socia Ligeia Balladares Saavedra, acaecido el domingo 18 de noviembre, en Chapingo, México. La organización manifestó sus condolencias y solidaridad a su compañero Guillermo Ravest, y a su familia y amigos cercanos, por la partida de esta gran periodista y, al mismo tiempo, difundió esta semblanza de Ligeia preparada por Guillermo Ravest: El domingo 18 de Noviembre del 2012 falleció en Chapingo, México, la periodista chilena Ligeia Balladares Saavedra. Aunque nacida en Concepción (1927), su terruño del alma fue Temuco. Adolescente aún fue redactora y directora de la revista “Simiente” del Liceo de Niñas. Como no existían escuelas de periodismo, aceptó ir a estudiar Derecho a la Universidad de Concepción. Sin embargo, en todas las vacaciones trabajó en el diario “El Sur” de Temuco, que entonces dirigía el periodista José Monasterio, quien como primer maestro le incentivó su vocación. Pero debió postergarla por imperativos de la vida: matrimonio, fundar una familia, vivir en el campo por década y media. A los 32 años bregó por retomar su vocación en Santiago, adonde llegó para difundir su primer libro de poesía. Un año después ingresó a “La Nación”, en 1960, como redactora de arte y cultura. En el primer retorno de Roberto Matta a su patria, ella logró la única entrevista personal que dio en Santiago. Matta vertió en ella interesantes interioridades de su vida y su trabajo, que mereció entonces numerosas referencias en otros medios e incluso un plagio en una revista santiaguina. Nuestro Círculo de Periodistas aún no contaba con un tribunal de ética. En 1963 estuvo en la revista “Flash”.Con motivo de un próximo Nobel entrevistó a Pablo Neruda en Isla Negra. En Iquique embarcó durante dos días en una goleta pesquera con el reportero gráfico Enrique Aracena, para un reportaje motivado por el reciente boom de la anchoveta. En 1964 ingresó al diario “El Siglo”. En uno de sus apuntes muy posteriores, escribió: “Eso me permitió andar reporteando en poblaciones, minerales, caletas de pescadores, en sindicatos campesinos, comunidades mapuches en mi Araucanía, en giras políticas y muchos funerales de víctimas de alguna injusticia. Pero, más importante que conocer el país, fue el contacto humano, ojo a ojo, mano a mano, con los trabajadores y sus mujeres, con los pobres de Chile, con los que no tienen voz pero les sobra dignidad para cambiar las cosas. De otras tantas tomas en tiempos de la Revolución en Libertad, debo considerarme también “fundadora” de la que sería la población Violeta Parra. Allí velé toda la noche con Gladys Marín hasta la hora de los quiubo: la toma misma del terreno, junto a las mujeres, sus chiquillos, y unas pocas pilchas y la bandera nacional, en que los pacos nos gasearon y apalearon sin misericordia. Y ganaron los pobladores. Y también nosotros los reporteros, que salimos indemnes para escribir el reportaje”. De esa misma etapa es una entrevista a un ex conscripto, realizada en Chillán. Él contó detalles inéditos del servicio militar. Cómo, oficiales que habían sido entrenados en la Escuela de las Américas, les ordenaban criar un perrito, para después matarlo y comérselo. Lo que era increíble en ese tiempo, con posterioridad ha sido comprobado en incontables testimonios igualmente crueles. Tal entrevista le significó a la reportera un proceso militar y su detención, incluido el fichaje penal (“tocar el piano”).
En el invierno de 1967 fue enviada especial a Bolivia para informar sobre las guerrillas del Che Guevara. Regis Debray ya había “hablado demasiado” y estaba detenido. Cuando logró un cupo para el avión que transportaría a corresponsales extranjeros a la zona de guerrilla, su director del diario le ordenó regresar a Chile en forma urgente. ¿Qué había ocurrido? El “contacto” que se le proporcionó para actuar en La Paz, apareció ese día en una noticia de Prensa Latina sindicado como agente de la CIA o un doble agente. Desde septiembre de 1969 hasta enero de 1970 integró, como reportera, la pequeña comitiva de la candidatura pre presidencial de Pablo Neruda y que integraban, su esposa Matilde Urrutia y el senador Volodia Teitelboim. En ese breve lapso la comitiva recorrió todo Chile. La gira se inició en Antofagasta y al arribar al aeropuerto de Cerro Moreno constataron que todo el mundo estaba convulsionado.
Volodia Teitelboim, en un prólogo para un poemario de Ligeia, escribió en 1979: “El general Roberto Viaux se había rebelado hacía unos momentos contra el gobierno demócrata cristiano de Eduardo Frei. Acuartelado dentro de la comandancia de la División del Norte, daba el primer paso que culminaría con el golpe del 11 de septiembre de 1973”. Y recuerda los siguientes pasos del mismo general: su acuartelamiento en el Regimiento Tacna y la dirección de la banda terrorista que asesinó al Comandante en Jefe del Ejército, general René Schneider, todos para impedir la postulación y el triunfo de Salvador Allende. Añade Volodia refiriéndose a Ligeia: “La reportera de apariencia frágil, con su percepción de la historia, consiguió entrevistar al amotinado. Volvió con un autorretrato del personaje. Por supuesto, no le confesó derechamente sus designios. De ordinario el conspirador trabaja con el engaño, desliza equívocos, dibuja pistas falsas, se enmascara. Pero ella retornó más que con la sospecha, con la convicción de que se ponía en movimiento el gran peligro”. Tras el golpe militar, en marzo de 1974 debió exiliarse, junto a la hija menor y su compañero, Guillermo Ravest, quien había sido el último director de Radio Magallanes y ella redactora de un programa matutino dedicado a los campesinos. Luego de ser acogidos en la República Federal Alemana, fueron llamados a integrarse al diminuto equipo de periodistas -José Miguel Varas y Eduardo Labarca-, que entonces animaban el programa “Escucha Chile” desde Radio Moscú. Ya en la capital soviética, se resolvió que los periodistas Balladares-Ravest irradiaran el programa “Radio Magallanes”, en honor a Salvador Allende y pervivencia radial de la emisora que difundió sus últimas palabras. En una primera etapa –desde agosto de 1974- este programa se difundió por las ondas de la radio Paz y Progreso. Posteriormente, se irradió en un solo bloque junto al “Escucha Chile” por Radio Moscú, hasta la extinción de ambos con posterioridad al triunfo del “No” y el advenimiento de la democracia.
Tras lograr el relevo por periodistas que necesitaban salir de Chile y que tuviesen “fresca la patria”, Ligeia y su compañero viajaron a México a fines de 1980 y retornaron a Chile en diciembre de 1983. La letra “L” en sus pasaportes que se los impedía, les fue levantada por gestiones del Colegio de Periodistas. Bajo dictadura, Ligeia fue colaboradora del semanario Pluma y Pincel y de El Siglo clandestino; también formó parte del equipo fundador de Fortín Mapocho. De esos tres medios fue exonerada. Jubiló por edad en 1990. Imposibilitada de seguir trabajando en su oficio –y por otras causas- ella y su esposo decidieron retornar a México a fines de 1995, adonde y a causa del exilio, habían quedado dos de sus hijas. En México trabajó como periodista en una Universidad. En uno de sus últimos escritos dejó dicho: ” Los que no lo reconocen, pero saben el por qué y no lo dicen, ahora soy autoexiliada. Y a mucha honra soy exonerada política, aunque me pese mes a mes mi escuálida pensión”. Ligeia Balladares es autora de los siguientes libros: “Lecciones, Tonterías y otros Poemas”, Temuco, 1959; “Campesino y Proletario”, narración biográfica de Víctor Contreras Tapia, Moscú, 1978; “Cuentos para Contar” (para niños), Santiago, 1987; “Voy a dar un Pormenor”, relatos autobiográficos, Universidad Autónoma Chapingo, México, 2002; y “Exilio”, poemas, Universidad Autónoma Chapingo, México, 2009. Sus cenizas reposarán en el pueblito mexicano San Miguel Tlaipxpan, donde vivió sus últimos 17 años y otra parte en el Cementerio de Temuco, junto a los restos de sus padres y hermanos. Última actualización el Lunes, 19 de Noviembre de 2012 13:41
CONDOLENCIAS POR FALLECIMIENTO DE LA PERIODISTA LIGEIA BALLADARES El Consejo Nacional y el Consejo Metropolitano del Colegio de Periodistas de Chile, ante el fallecimiento en México de la destacada colega Ligeia Balladares Saavedra, expresan a su esposo, el periodista Guillermo Ravest, e hijas, su más profunda congoja ante tan irreparable pérdida para el periodismo chileno. Reconocida por la calidad de su trabajo periodístico, poético y literario, Ligeia Balladares se desempeñó en diversos medios nacionales, pero también supo entregarse militantemente a las grandes causas sociales de su tiempo. De su experiencia como reportera en el diario “El Siglo”, recordaría: “fue el contacto humano, ojo a ojo, mano a mano, con los trabajadores y sus mujeres, con los pobres de Chile, con los que no tienen voz pero les sobra dignidad para cambiar las cosas”. Después del Golpe de Estado de 1973, acogidos al exilio en la Unión Soviética, Ligeia Balladares y Guillermo Ravest, junto a un selecto grupo de periodistas y locutores chilenos, así como de profesionales rusos, encabezados por José Miguel Varas, dieron forma a una de las más importantes iniciativas de la historia de la radiotelefonía y el periodismo nacional: los programas “Escucha Chile” y “Radio Magallanes”. Desde allí, la voz de Ligeia endulzó con la verdad de lo que acontecía en Chile aquellas amargas noches de la dictadura: “Chilenas y chilenos, aquí Radio Magallanes. Gracias a la solidaridad del pueblo soviético, Radio Magallanes prosigue sus transmisiones desde Moscú”. Aún bajo dictadura -y gracias a gestiones realizadas por el Colegio de Periodistas- Ligiea regresa a Chile, donde colaboró con la escasa prensa de oposición permitida por los militares, pero también con la prensa clandestina. Finalmente, junto a su familia se radicó nuevamente lejos de la patria, en la generosidad que le brindaba el hermano pueblo de México. Ligeia Balladares, estarás con nosotros ahora y siempre. Descansa en paz. Santiago, 20 de noviembre de 2012.

Ligeia Balladares ha muerto

Ligeia Balladares falleció de un cáncer fulminante ayer domingo 18 de noviembre. Periodista como su esposo Guillermo Ravest, nació en Temuco, en 1927. Ambos trabajaron para El Siglo del Partido Comunista de Chile, el diario que existió antes del golpe de estado de 1973. Para el golpe, Guillermo era director de Radio Magallanes habló personalmente con el presidente Allende y y decidió poner al aire, en vivo, desacatando las órdenes fascistas de Pinochet, su último discurso de Salvador Allende desde el Palacio Presidencial de La Moneda, luego lo copió y distribuyó clandestinamente. Hija de Selva Saavedra, una educadora brillante, Ligeia se entregó con pasión a la vida. Su fuerte personalidad derrochaba pasión, ingenio, humorismo. Su poesía es escasa pero de enorme valor. Su primera publicación fue “Lecciones, tonterías y otros poemas” (1959); publicó en México: “Voy a dar un pormenor” (2000). En 1974, salieron por medio de la Embajada de Alemania Federal, vivieron su exilio en Moscú, trabajaron en la radio para e los programas Escucha Chile. Ligeia, quien conocía a Salvador Allende desde 1952, participó en sus cuatro campañas presidenciales.
Pablo Neruda le dedicó el “Soneto De Las Equivocaciones” en 1969, durante la campaña presidencial: Es la monda . Aquí se lo monto para diversión de sus lectores. Muchas son: Ligenturia , Ligentina, Lihueya, Livia, Lidia, Ligeola, Niveia , Lioja, Lina , Livelina, Liguria, Ligia, Lila , Lola Gilia, Jolia, Ligenta, Ligeria, Legera, Lijola, Lijolilla, Litigia, Galia, Lujuria,Legía; Lijandra, Licoloca, Colalpila; Licofanta, Licora, Licosesa, ( Ja ja ja) Licosigla , Ligenta , Liprofesa, Lichuga, Litemuca , Lilinares; Ligistrofa,Liluz, Lillamarada, Lilluvia, Licautín, Licamarada, y una sola: Ligeia Balladares
Ligeia y Guillermo regresaron en 1995, en Chile, pero los gobiernos de la Concertación ahogaron la prensa democrática que sobrevivió durante la dictadura y no les dieron trabajo remunerado en ningún medio. A la muerte de su hijo Gerardo retornaron a México y decidieron hacer del Valle de Neyahualcóyotl su residencia definitiva. Desolada, Iris Largo Farías me comunicó ayer que Ligeia estaba viviendo sus últimos días, o sus últimas horas. Después de pasar por largo sufrimiento con unos dolores tremendos a la columna y que los médicos atribuían a una severa osteoporosis agregada a serios problemas de las vías respiratorias por un enfisema pulmonar, decidieron hacer más exámenes y descubrieron que los dolores se debían a un avanzado tumor canceroso en un pulmón. Sin ninguna posibilidad de operar ni de hacer nada. Pasó sus últimos días en casa de Paula, la hija menor acompañada de Consuelo, las nietas y, por cierto, el desolado Guillermo. Valeria que estuvo casi 4 meses con ellos en México tuvo que venirse hace unas dos semanas, justo cuando Ligeia se agravó irremediablemente. Virginia Vidal
**************************************************** Con toda cariño recuerdo ese soneto que Pablo Neruda dedicó a nuestra querida Ligeia cuando ella lo acompañó en su gira por el país siendo candidato presidencial, en 1969. Ligeia ya no está con nosotros desde la tarde del domingo 18 de noviembre. Tampoco está más en México de donde fue despedida con mariachis y lágrimas hacia … ¿Dónde? Viaja en paz, querida Ligeia. Estarás siempre en el corazón de quienes te quisimos y apreciamos tu entereza, tu dedicación y tu ternura. Iris Largo Farías (Compañera de José Miguel Varas y hermana de René Largo Farías)

lunes, 19 de noviembre de 2012

FALLECIO EN MÉXICO, LIGEIA BALLADARES, PERIODISTA DE ESCUCHA CHILE Y RADIO MAGALLANES

Transmito una pena muy grande. Este domingo 18 de noviembre, se nos fue Ligeia Balladares. Estaba muy mal. Se encontraba en casa de su hija Paula. ¡Qué pena más grande! Un abrazo, Iris Largo Farías Los que trabajamos con Ligeia Balladares, mandamos palabras de solidaridad a su compañero, Guillermo Ravest y a toda su familia, en este momento de dolor que nos estremece, sobre todo porque la dictadura nos separó y eso se siente tan especialmente en estos momentos en que quisiéramos estar más juntos, acá en Chile. Al pensar en Ligeia, son voz resuena firme repitiendo "Chilenas y Chilenos, Aquí, Radio Magallanes...Gracias a la solidaridad del pueblo soviético, Radio Masgallanes prosigue sus transmisiones desde Moscú". Y esta pena que nos anuda la garganta y nos humedece los ojos, nos lleva de vuelta al viejo edificio del Radio Komitet y a las oficinas donde trabajamos junto a Ligeia y al Chino. Nos reencontramos con René Largo Farías, con Orlando Millas y Volodia Teitelboim, con Hernán Rodríguez Molina y Pancho Rodriguez con Banken Serapioniansk y con Guenadi Sperski y por cierto que con nuestra inolvidable Katia Olevskaya. Y sentimos que el estado chileno pese a las visitas que realizaron a Radio Moscú hoy la Voz de Rusia, presidentes de la República, nunca han reconocido la labor patriótica de periodistas, locutores, estudiantes y la totalidad del equipo de Escucha Chile. No se trata de buscar halagos, ni privilegios que Chile está en deuda con personas como Ligeia Balladares, que está ¡PRESENTE, AHORA HY SIEMPRE!
Gran pena, estimados. T rabajé con ella en "Puro Chile". Uno de esos trabajos se produjo con ocasión de la última gira como candidato presidencial de Salvador Allende al norte del país (agosto de 1970), gira que el diario me envió a cubrir. Ligeia recibía mis despachos telefónicos y los transcribía, mostrando una paciencia casi maternal con este -entonces- estudiante en práctica. Se ha ido una grande del periodismo chileno!! Muy triste Luis Schwanner.

jueves, 29 de septiembre de 2011

MJIGUEL LAWNER EVOCA A JOSE MIGUEL VARAS, AMIGO DE TODA UNA VIDA

VARAS Querido hermano, entrañable camarada y amigo: Sacando cuentas serían al menos 68 los años en los cuales compartimos la amistad y los ideales. Nos conocimos a comienzos de los cuarenta en el viejo Instituto Nacional, donde ambos recibimos la admirable formación entregada entonces por la educación pública chilena. Además de las aulas, nuestras inquietudes juveniles se canalizaron en instituciones como la Academia de Letras, cuyas reuniones tenían lugar en la biblioteca del Liceo, recinto donde un lote de audaces adolescentes osaba leer sus primeras creaciones literarias. Tu llegabas a cada sesión siendo portador de un nuevo relato, que leías con el rostro imperturbable de siempre, desatando invariablemente un coro de carcajadas. Dejaste un recuerdo tan imborrable en esa Academia institutana, que ayer llegó a la casa de la Hormiga una delegación de sus actuales integrantes, muchachos que hicieron un alto en la lucha, para testimoniar su gratitud por tu legado que se identifica con sus actuales demandas. . Al egresar del colegio, iniciaste muy joven el periodismo, sin abandonar tu precoz carrera literaria, combinada con el trabajo de locutor de radio, sacando partido a tu fino timbre de voz barítono. Son los años en que comenzó a tejerse el grupo de amigos que caminaríamos tan estrechamente unidos a lo largo de la vida, compartiendo la amistad y los ideales por construir una sociedad más justa. Algunos como tu ingresaron a las filas del Partido Comunista. Otros no militaron, pero ninguno escatimó esfuerzos en la tarea de construir paso a paso el movimiento popular que desembocó en el triunfo de Salvador Allende como Presidente de la República. En ese proceso jugaste un rol relevante. Desde las trincheras del diario El Siglo y la revista Vistazo, orientaste la dirección de los misiles contra las injusticias, las discriminaciones y el sometimiento a los dictados del gran capital. Nunca hiciste concesiones por lo cual sufriste más de algún carcelazo y relegación. El periodismo nutrió tu obra literaria. Te alimentó con el conocimiento del mundo popular; con los trabajadores y con tantos hombres y mujeres que la mayoría de los narradores desestima como protagonistas de sus obras. Nos hiciste amar a un faquir, a un vendedor de tren, a la dama del balcón, al cabro que aseguraba haberle visto el ojo a la papa, a la Huachita, un quiltro abandonado en Calama, o a un Gato muy dado a su idea. Caminaste por los barrios populares, nos hiciste amar las casas en ruinas de calle Matucana o la humilde caleta de pescadores que inventaste en Varazón. Tu obra enriqueció la identidad de los chilenos y nuestra diversidad cultural. El golpe militar te llevó hasta la Unión Soviética donde asumiste la dirección del programa radial Escucha Chile, emitido por dos horas, cada día mientras la dictadura se mantuvo en el poder. Tu voz junto a la de Volodia, Katia y otros compañeros, acompañó a millones de chilenos dentro y fuera de Chile. A hurtadillas siempre fue posible oírte en Isla Dawson, como en Puchuncaví o Tres Alamos. Escucha Chile nos trajo la verdad, sistemáticamente tergiversada por la dictadura, infundiéndonos fuerza y ánimo para soportar tantos crímenes y vejaciones. No hay metro que pueda calibrar la colosal contribución de ese programa, del cual fuiste un conductor abnegado y ejemplar. Retornado a Chile, pudiste dedicar más horas a la creación literaria sin abandonar del todo el periodismo. Empezaste a hurgar en los recuerdos para entregarnos con un humor más maduro, relatos tan atractivos como Las Pantuflas de Stalin o diversos episodios vividos junto a Neruda, que nos permitieron conocer una suerte de lado B de nuestro ilustre vate. Aguardábamos con ansiedad el lanzamiento de un nuevo libro. El evento carecía de su habitual solemnidad porque como de costumbres partías tomándonos el pelo, al relatarnos, con absoluta seriedad, tu encuentro casual en la víspera con un viejo condiscípulo del Instituto Nacional, que te enrostraba tus presuntas ingratituides. Así hasta el próximo lanzamiento, cuando reaparecía el mentado compañero de curso, con una nueva andanada de reproches. En los últimos años creció tu renombre. Se multiplicaron las invitaciones a encuentros, entrevistas, seminarios y presentaciones de libros. Podría decirse que estabas acosado y te costaba rehusar tantas solicitudes. Este cuadro era un reflejo del prestigio originado por tu obra literaria. Tu hogar junto a Iris, fue el lugar de los encuentros. El sitio natural para congregarnos en torno a algunos tragos, sabrosas especialidades culinarias caseras y pláticas, siempre condimentadas con tu humor infinito. Así fue en Moscú como en Santiago. Has tenido una despedida multitudinaria como debía ser. El hogar de la Hormiga se hizo estrecho para acoger a todos quienes deseaban decirte adiós. Paulo y Silvia, tus incondicionales editores de LOM, adornaron la casa con un retrato de gran tamaño desde el cual nos miras esbozando una leve sonrisa, algo irónica. Se multiplicaron las ofrendas florales y los mensajes de despedida. Difícil reemplazarte tovarich Varas. Haremos lo imposible por rodear a Iris, tu digna compañera del amor que le brindaste durante largos años de un matrimonio ejemplar. Lo mismo haremos con tus hijas Andrea y Mariana, como con Ana Iris, Cristina e Inés; con tus nietos y yernos, sin olvidar de reemplazarte en la tarea inconclusa de desentrañar la muerte de tu cuñado René Largo Farías, misión en la cual seguías empeñado hasta tus últimos días. Adiós José Miguel Varas Morel… un tenaz como pocos. Miguel Lawner, 26 de Septiembre de 2011.