martes, 9 de junio de 2009

Katia nuestra que estás con nosotros


¡ESCUCHA, KATYA!

YA LO SUPE, LO SUPIMOS. Y SABERLO FUE UNA PUÑALADA DE ESE ÉTER DONDE GALOPABA SU VOZ, UN DISPARO DE SILENCIO A LOS MICRÓFONOS, UN VACÍO EN LA ESTRUCTURA SOLIDARIA DE LA RESISTENCIA RADIAL CONTRA LA ABYECTA DICTADURA.

PARA QUIENES HEMOS HECHO DEL OFICIO DE LOCUTOR NUESTRA ARMA CONTRA TODO LO QUE PRETENDE NEGARNOS, LA VOZ DE KATYA OLEVSKAIA APAGÁNDOSE ES LA PARTIDA DEFINITIVA DE UNA PARTE DE NOSOTROS MISMOS.

¡Y SIN EMBARGO, KATYA VENCIÓ! VENCIÓ CON TODOS NOSOTROS, MARCHÓ CON TODOS NOSOTROS, CERRÓ LOS OJOS DE TODOS NUESTROS MUERTOS Y DIÓ FUERZAS A LA VIDA PARA CONTINUAR LUCHANDO POR UN MUNDO DE HERMANOS.

ESA FUE SU VICTORIA.

POR ESO SEGUIREMOS ESCUCHANDO SU VOZ COMO AQUEL OTRO TRANQUILO METAL QUE NOS CONMUEVE LAS CONCIENCIAS. POR ESO KATYA VENDRÁ JUNTO A NOSOTROS A CONQUISTAR LAS ESPLÉNDIDAS CIUDADES, CON SU ESPERADA VOZ PARA CALMAR EL ESTREMECIMIENTO NOCTURNO, CON SU VOZ SOVIÉTICA HABLANDO EN CASTELLANO, CON SU AMOR PROLETARIO POR LOS QUE FUIMOS, Y SOMOS, Y SEREMOS, GALVANIZADOS CUANDO ELLA DICE: "¡ESCUCHA, CHILE!"


LUIS H. SCHWANER U.
periodista y locutor

SANTIAGO, junio de 2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada